Prudencia ante el consumo de alcohol

Martes, 7 Octubre   

Probablemente, un consumo moderado de bebidas alcohólicas, o mejor sería decir de alcohol, no es nocivo para el diabético. Sin embargo, la definición de un “ingreso moderado” resulta muy difícil.

Además, el consumo de alcohol puede suponer un incremento notable de la energía (calorías) de la alimentación, una inhibición de la secreción de glucógeno hepático ante una posible hipoglucemia, y la potenciación de las sulfonilureas e insulina administradas.

En consecuencia, es necesario ser extremadamente prudentes ante el consumo de alcohol, a la vez que recomendar que no se consuman bebidas con alta gradación alcohólica.