Cacaolat

Cacaolat

Lunes, 15 Septiembre   

El Cacaolat fue el primer batido industrial de leche y cacao del mundo.
Fue creado por Joan Viader, hijo de Marcos Viader, un conocido industrial catalán
que había fundado en 1925, con once socios más de la Asociación de Receptores y
Vendedores de Leche de Barcelona, la sociedad anónima Letona.
El 4 de diciembre de 1931 Joan Viader solicitaba ante el Registro de la Propiedad
Industrial de Madrid la concesión de la marca Cacaolat para distinguir «una bebida
nutritiva refrescante». El mismo día había presentado la solicitud de una patente de
introducción para un procedimiento de fabricación derivado de la descremación de la
leche para la elaboración de una bebida refrescante.

Una y otra, concedidas en los meses siguientes y perfeccionadas con dos patentes más en los años 1934 y 1935, dieron origen a una de las bebidas más populares, primero en Cataluña y después en toda España: el Cacaolat.
La historia de Cacaolat había empezado unos meses antes. Padre e hijo (este último
se había convertido en el gerente efectivo Letona), estaban muy interesados en
conocer los últimos avances técnicos de la industria lechera y también las
explotaciones ganaderas centroeuropeas. Por ello, cuando se les ofreció la
oportunidad de viajar hasta Budapest para asistir a la Feria Internacional
decidieron ir, pese a la incertidumbre de la situación política española.
El 14 de abril de 1931 se proclamó la República, y el 20 del mismo mes, unos
funcionarios de policía aún un tanto aturdidos por los acontecimientos, expidieron
los pasaportes de padre e hijo, apresurándose a tachar la corona real que aún
figuraba sobre el escudo de la portada. Un detalle que no pasó desapercibido a los
aduaneros húngaros que diez días más tarde, el 1 de mayo, les dejaron pasar después
de muchas dudas.